Spanish English French German Italian Portuguese
Miércoles, Octubre 18, 2017

Periodo Contemporaneo.


En el apartado de instalaciones, se colocaron puertas en todo el recinto, realizadas en madera de pino, con clavazones y herrajes de hierro; se abasteció de luz eléctrica a las estancias y al exterior del recinto para iluminarlo por las noches y se dispusieron dos aseos con agua corriente procedente del aljibe. El presupuesto de la obra ascendió a la cantidad de 2.983.304 pesetas y la ejecución fue adjudicada a la empresa Joaquín Pérez Díez de Villalba del Alcor. La intervención fue, en líneas generales, respetuosa con las estructuras y espacios del castillo, si bien no dejó de introducir algunos elementos ajenos a la realidad histórica del edificio. Las actuaciones más conflictivas de estas restauraciones de los años 1969 y 72 fueron: primero, el haber cortado la comunicación del adarve con la terraza superior por el flanco noroeste, donde originalmente se encontraba y en abrir una nueva en el sector sudeste, no obstante, hay que advertir que, debido a las restauraciones de principios de siglo, la interpretación de dónde se encontraba originalmente este acceso podía ser dudosa; segundo, se abrió una enorme ventana, inexistente en una de las estancias de la planta alta del palacio, aún cuando sabemos que originalmente la luz penetraba en este sector por tragaluces horadados en el techo; y tercero, que en la estancia destinada a “capilla”, se dispuso un coro alto sobre lo que posiblemente fuera, en origen, una escalera interna para subir a la terraza superior170. Con esta intervención, el castillo quedó restaurado íntegramente, recuperando el antiguo esplendor que tuviera siglos atrás. e) Proyecto de reforestación de las laderas del castillo. Año 1975 Finalizada la completa restauración del alcázar, en el año 1975 se constituyó la “Asociación de Amigos del Castillo” con la finalidad de proteger el inmueble pero, al mismo tiempo, con el objetivo de velar por la conservación del patrimonio histórico-artístico de la comarca y fomentar la vida cultural de Cortegana171. La primera medida de la recién creada asociación presidida por don Miguel Lobo Moriche, fue dotar de mobiliario al edificio de cara a potenciar su visita turística, para lo cual se solicitó colaboración a los vecinos de Cortegana para que donaran o dejaran en depósito muebles antiguos que pudieran ir ocupando las, por entonces, vacías estancias. Al mismo tiempo, se iniciaron los primeros trámites para intentar convertir las desforestadas laderas del castillo en un frondoso parque, dotado de arbolado, veredas y glorietas para poder pasear y descansar en el recinto. Para llevar a cabo el proyecto, el 2 de agosto de 1975, don Amadeo Romero Tauler donó a la Asociación dos olivares de su propiedad situados en la ladera sur que, junto a los terrenos de la ladera noroeste, de propiedad municipal, permitían contar con más del 70% del contorno del cerro y la viabilidad para intentar realizarlo. En la misma línea, se contactó con los propietarios de los restantes cercados para procurar su compra y poder así completar todo el perímetro. Inmediatamente, la junta directiva solicitó permiso al Ayuntamiento para realizar el estudio de repoblación de los terrenos y, una vez concedido, se dirigió a la Agencia Comarcal de Extensión Agraria para que hiciese el estudio técnico. La envergadura y costo del proyecto impidió su inmediata ejecución, sin embargo, la asociación persistió en su intento de adquirir los restantes terrenos de la ladera nordeste; gestiones que posibilitaron que, en 1980, siendo presidente don Enrique Lobo Moriche, se comprara otro olivar del sector este172. Aún hoy la asociación persiste en el intento de realizar el proyecto, buscando los fondos necesarios para acometerlo, lo que supondría para Cortegana contar con uno de los más bellos parques periurbanos de la comarca. f) Las restauraciones de la cerca exterior: los proyectos de Eduardo Barceló de Torres (1976) y Alfonso Jiménez Martín (1979) Una vez finalizada la restauración del alcázar, en los años siguientes se redactaron dos nuevos proyectos para intentar consolidar y reparar la cerca exterior. El primero de ellos fue el formado por el arquitecto Eduardo Barceló de Torres en el año 1976 y el segundo por Alfonso Jiménez Martín en 1979. Sus correspondientes memorias173 nos informan que, a nivel general, el estado de conservación de la muralla era pésimo, con muchas de sus torres y lienzos en un peligroso y progresivo estado de ruina, amenazando con desplomarse. Sólo mantenían un relativo buen estado de conservación los lienzos del sector sur y noroeste, ambos intervenidos en el año 1935 bajo el proyecto de Aurelio Gómez Millán. Barceló intervino en el sector sudeste, desde la gran torre rectangular coronada por la pérgola añadida por el citado Gómez Millán hasta los depósitos de agua de la población, tramo constituido por un primer lienzo de considerable altura pero en muy mal estado de conservación, a continuación una torre semicircular reducida a la base y, a partir de aquí, trechos donde intermitentemente la muralla afloraba o se perdía.

  • Exposición Fotografía. Juan Luis Rod / Juan Sande

    INAUGURACIÓN             Miércoles 9 de Agosto, a las 21:30h    c/ Castillo, 52 - Cortegana (Huelva)

    Más info
  • 1
  • 2
Rain

13°C

El tiempo

Rain

  • 18 Oct 2017

    Rain 17°C 12°C

  • 19 Oct 2017

    Rain 18°C 12°C

Siguenos...