Spanish English French German Italian Portuguese
Miércoles, Octubre 18, 2017

Periodo Contemporaneo.

El último tercio del siglo XIX y principios del XX supuso para Cortegana un momento de profundo cambio social, a la vez que el período de mayor bonanza económica de su historia, todo lo cual tuvo repercusión, como no podía ser de otra manera, en la conservación del castillo, emblema de la población154. Durante las tres primeras décadas del siglo XX hasta el inicio de la Guerra Civil se acometieron diversos proyectos de restauración del edificio que significaron una inflexión en el estado de abandonado que presentaba desde hacía cuatro siglos –aún en pie gracias a la solidez y fortaleza de sus muros– y que supusieron devolverle el antiguo esplendor de antaño. a) Las obras de restauración de época de don Arcadio. Año 1918 La primera intervención destacada del siglo XX se produjo en el año 1918, siendo alcalde de Cortegana don Arcadio Cantos Marín. Con fondos municipales, don Arcadio, por entonces también presidente de la Hermandad de la Nuestra Señora de la Piedad, patrocinó distintas actuaciones en el recinto del castillo destinadas a mejorar su entorno e incentivar su visita, hecho, sin duda, en relación con el auge que la población iba adquiriendo, por estos años, como lugar turístico y de veraneo de la burguesía sevillana. Estas obras, acometidas entre los años 1918 y 1920, se orientaron fundamentalmente a mejorar el estado del alcázar, permitiendo así su visita, sin que tengamos constancia documental de que se actuara en la cerca exterior. Los primeros trabajos consistieron en limpiar la profusa maleza que había crecido en su interior durante los últimos dos siglos de abandono, apoderándose de todo el recinto e impidiendo el acceso a sus estancias. Al mismo tiempo, se retiraron los escombros acumulados, principalmente en el patio de armas, procedentes del desplome de los merlones y parapetos de las torres de su perímetro. Ambas actuaciones se consideraron prioritarias pues contribuían a aumentar la impresión de ruina del edificio y dificultaban enormemente sus posibilidades de visita. También, se puso gran empeño en consolidar los muros que se encontraban deteriorados o con peligro de derrumbe, reparándose sus grietas y portillos y, en su caso, afianzando sus cimientos. En tercer lugar, se recompusieron las escaleras del recinto y se restauraron las torres, dotándolas de nuevos parapetos y merlones de ladrillos; además, el adarve se protegió con un muro interior de mampostería y ladrillos para evitar caídas fortuitas. Por último, se “embelleció” el flanco oeste del alcázar, aquel considerado como principal por discurrir por delante el camino que, procedente del pueblo, concluía en la ermita de la Virgen de la Piedad. Aquí se abrió una nueva puerta de estilo neogótico, consistente en un simple arco apuntado de rosca de ladrillo enmarcado en un alfiz adelantado respecto a la rasante del muro155. Igualmente, sobre la torre rectangular inmediata, desplomado su tercio superior, se dispuso una pequeña espadaña formada por un vano apuntado coronada con un pretil de ladrillos en saledizo, a la que se dotó de una campana.

  • Exposición Fotografía. Juan Luis Rod / Juan Sande

    INAUGURACIÓN             Miércoles 9 de Agosto, a las 21:30h    c/ Castillo, 52 - Cortegana (Huelva)

    Más info
  • 1
  • 2
Rain

13°C

El tiempo

Rain

  • 18 Oct 2017

    Rain 17°C 12°C

  • 19 Oct 2017

    Rain 18°C 12°C

Siguenos...